martes, 6 de agosto de 2019

Evocación


Evocando viejos parajes
obtuve ciertas respuestas,
preguntas que nunca hice
sobre la faz de la tierra.

Las raíces bajo la tierra
y las auroras de antaño,
fortalecían el presente,
reavivando parte
del pasado.

Y de pronto…
me asaltaron los días,
e irrumpieron de nuevo los tiempos,
y un éxodo de sensaciones
paralizó de lleno el pensamiento.

La sabiduría del tiempo
maduraba junto a la sien,
al igual que los recuerdos
afloraban junto a mi piel.

Abriles de pubertad
descendían agitados
por la cuesta de la Perrería,
amores de juventud
despeñaban por los cerros
sus piedras caladas y frías.

El alma errante seguía vagando
por arrabales y callejuelas,
por albercas y por recodos
bajo cornisas con luna llena.

Por los caminos del Raso silbo
por el Cobertizo de la plaza juego,
junto a los Ojos del Diablo
entona su seguidilla el viento.

Tobarra me seduce…
el Calvario me conmueve,
entre juncos verdes de la Olmeda,
el ciclo de la vida serpentea,
se desliza y se detiene.
                                              


©Pilar Contreras Moreno







viernes, 28 de junio de 2019

Promesa





Acaba de ponerse el sol
tras una lluvia de versos,
chapotean las palabras
obsequiadas desde el cielo.

Camino por la vieja senda…
absorta en mi pensamiento,
la gentileza de la montaña
me muestra viejos recuerdos.

Descanso en la misma piedra
cubierta por el  romero,
muy cerca aletean los pájaros
construyendo sus nidos nuevos.

Bajo el castaño de indias
recobran fuerzan mis torpes huesos,
los pulmones repletos de oxigeno
retienen despacio el aire fresco.

Mantengo fiel la promesa
probablemente alguien piense
que no ando cuerda…
más prosigo en la andadura
de seguir amándote,
aún estando muerto.


Pilar Contreras Moreno


A pesar de tener el blog algo abandonado
me resisto a cerrarlo, 
pues vuestra esencia está por todas partes.

Feliz verano