sábado, 29 de abril de 2017

Intolerancias



Nací siendo una niña dócil
tenía miedo a las alimañas,
sentía pavor a ciertos gritos
crecí demasiado tímida,
algo ingenua y vergonzosa.
Me sentaba fatal el desorden
alergia me producía la lactosa,
más tarde pasado un tiempo
me brotaron alas de mariposa.


©Pilar Contreras Moreno













11 comentarios:

  1. Hola, Pilar... Pues esta niña ingenua y vergonzosa, creo que se convirtió en una preciosa soñadora
    Y voló
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Naciste crisálida en período de evolución...en el fondo creo que todos nacemos así y el tiempo es quien se encarga de hacer que se abran nuestras alas.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Marinel, el paso del tiempo alimenta y nos seduce con nuevas metas. Abrazos

      Eliminar
  3. ¡Bendita metamorfosis!, aunque a mí aun me siguen dando miedo las alimañas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja y a mí, Julia.
      A las alimañas hay que darles de comer aparte!!!
      Gracias por tu fiel presencia.
      Besos

      Eliminar
  4. El tiempo cura muchas cosas y también es capaz de dar alas.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo descubrirse uno mismo en la infancia y mirarse en el presente que ya somos una mariposa. Cada etapa de la vida tiene su belleza y su amargura. Un gustazo leerte Pilar. Yo estoy regresando de mi invernadero polar, después de mi largo sueño de osa.
    Que disfrutes de este maravilloso mes de Mayo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No todo iba a ser malo,...al final se impuso la belleza.
    Precioso!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. A pesar de las muchas dificultades que en el camino nos podemos encontrar siempre al final uno encuentra su sitio y su lugar en la vida.
    Besos

    ResponderEliminar