viernes, 22 de enero de 2016

Retratos



La timidez  anduvo siempre
reflejada en el espejo
frente a una mirada inocente
de carácter amable
y risueño.

La oscuridad de la noche
era un detonante perfecto
primaba la imaginación
en el placentero mundo
de los sueños.

Una densa adolescencia
de ruegos y de carencias
empañaba la visión
sin obtener claras respuestas.

El aroma de las gardenias
permaneció presente
junto al papel en blanco
renglones de color sepia
extraviados en el fondo
del armario.

Preguntas y más preguntas
temores y desconciertos
ondulada melena negra
acariciada por el rumor
del viento.




©Pilar Contreras Moreno








14 comentarios:

  1. Muy hermosas tus palabras, donde se mezclan partes del pasado ancestral con la magia que radica en un presente marcado por letras escritas en otra época que dejan un sabor de historia a veces familiar.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias llesin por tu amable visita.
    Feliz fin de semana. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. La adolescencia siempre fue una edad complicada y en épocas antepasadas quizá más incomprendida y con muchas más preguntas sin responder que ahora porque existían más tabúes. Son años, en general, de muchos pequeños conflictos interiores.
    Tu poema es una preciosidad.
    Pasa un genial finde, Pilar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pilar, ya estoy de nuevo con vosotros, gracias por tus palabras, amiga...Nos dejas ese retrato del pasado, donde la adolescencia inocente y soñadora no disponía de los adelantos del presente, ni tampoco del conocimiento...La vida estaba marcada por la imaginación, la sencillez y la buena armonía...Mi felicitación y mi abrazo grande.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de nuevo Mª Jesús, haber viajado a Australia sin duda alguna habrá sido toda una inolvidable experiencia.

      Eliminar
  5. Preciosas y sensibles palabras evocando el retrato de una época marcada por tonos sepia.

    ResponderEliminar
  6. Gracias mi querida amiga y poeta.
    Feliz domingo

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Buenos días!!!
    Por aquí ando de nuevo, encantada de volver a estar cerquita (aunque nunca me he ido muy lejos).

    Retratas esa época en la que el color sepia teñía no solo las fotos, sino toda la vida adolescente. Hoy lo único que ha cambiado es el color con que se tiñe, pero las inquietudes y los anhelos siguen siendo los mismos.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida de nuevo Belén, me alegro mucho de tu regreso a veces un descanso nos viene bien a tod@s para incorporarnos con más energia.
    Muchas gracias por dejar plasmada nuevamente tu estimada huella.

    ResponderEliminar
  9. Bella poesía mi querida Pilar, no puedo extenderme más
    Un abrazo

    ResponderEliminar