sábado, 7 de noviembre de 2015

Lugares en la memoria



Nací un blanco
y frío día de noviembre
donde las esquinas hablan
y los tambores duermen.

Desordenados acordes
danzan en la memoria
entre notas invisibles
escritas en papel de sueño.

Germinados espacios
marcan las páginas del tiempo
con adversos contenidos
peinados por los vientos.

Un pasado sin fisuras
invade parte de la superficie
intercaladas gotas frescas
que en el silencio conviven.

Lugares vestidos
con traje nuevo de domingo
acicalando silencios
de instantes perdidos.
 
Libélulas nocturnas
alumbraban sus callejuelas
con lívidos sonidos
perfilando las estrellas.

Manos costureras
zurcían los lamentos
hilvanado con magia
futuras palabras de espera.

Sobre las sillas de anea
una generación en decadencia
ofrecía clases magistrales
remendando la ropa vieja.

Un retroceso sin pausa
analiza los contenidos
y diluye frágilmente
mágicos instantes escondidos.

Por las altas “Cuevecicas”
se deslizaban silenciosas hadas
misteriosas damas azules
de fantasía y fábula.

Afiladores con sus armónicas
sacaban filo a las tijeras
para cortar con ritmo
las alegres costureras.

El cántaro de barro
y el legón de acero
manzanilla dulce del campo
y el farolillo de riego.

Barquichuelas del ancho mundo
transportan redes de amapolas
delicada mercancía…
atesorada en la memoria.

Por el callejón escarpado
paso habitual de mis ancestros
un séquito de auroras
sale a recibir mi encuentro.

Una desgastada enciclopedia
permanece abierta sobre la cómoda
vieja madera devorada
destrozada por la carcoma.
  
Ventanales entreabiertos
de paredes impolutas
barnices cuarteados
de frágil cobertura.

Conversaciones entumecidas
reposan sobre blanca porcelana
con un ribete azulado
de cálidas palabras.

Ruge el silencio
y la noche arrastra
ráfagas de viento ausente
que claman en la distancia.

Alrededor de la media tarde
el aire sopla por los rincones
y una hilera de constelaciones
acentúa los sinsabores.

Bajo los pinos del cerro
los días de fría escarcha
brotan flores silvestres
de sus cuevas centenarias.
  
La sencillez en sus espacios
transmite cierta claridad
vecindarios tobarreños
dotados de integridad.


Pilar Contreras Moreno
(Premio de poesía Tobarra 2013)
  












21 comentarios:

  1. Evocadores detalles en un pasado lejano, pero no tan lejano que no se pueda recordar "como si fuera ayer". Otro tipo de vida, otro ritmo, costumbres más pausadas y todavía impregnadas de sabor. Precioso poema merecedor de un premio, sin duda alguna.
    Un abrazo fuerte, Pilar.

    ResponderEliminar
  2. Gracias querida Ana, feliz fin de semana.
    Besoss

    ResponderEliminar
  3. Un magistral recorrido por toda una época, que más o menos, todos hemos vivido.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto amiga Julia, con la vista puesta en el presente y sin olvidar nunca nuestro pasado.
    Un abrazo inmenso, Pilar

    ResponderEliminar
  5. Pues es una preciosidad de poema mi querida Pilar, digno del Premio. Yo también me alegré de verte en persona en el recital de Monforte del Cid. Fue una agradable sorpresa.
    Un gran beso de ternura.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades, Pilar. Es precioso el poema. Cargado de nostalgia. De cuando en cuando l@s poetas aireáis vuestras musas y escribís poemas algo más sublimes de lo habitual. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades, Pilar. Es precioso el poema. Cargado de nostalgia. De cuando en cuando l@s poetas aireáis vuestras musas y escribís poemas algo más sublimes de lo habitual. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti Constantino, gracias por tu presencia.

      Eliminar
  8. Aunque expresas pasajes de tu camino con cierta nostalgia, es un paso firme y decidido, que sin lugar a dudas expresas desde tu corazón, desde ese sentimiento único y bello que hay en tu interior.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Pilar, naciste en noviembre y guardas en tu alma los colores cálidos del otoño...Los dorados del recuerdo, los rojizos de la pasión y la entrega y los amarillos llenos de vida, que van escribiendo el poema...Me hiciste recordar muchas cosas de mi vida...Toda la sencillez, el encanto y el trabajo de mis antepasados...Mi felicitación por ese premio merecido por tu poema profundo, lleno de matices, todo un homenaje a la generación anterior.
    Mi abrazo de luz y mi cariño, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que con este poema hayas recordado cosas hermosas de tu vida.
      Abrazos amiga poeta.

      Eliminar
  10. Un buen mes para nacer poemas y poetisas. Me ha encantado.
    Besos paisana.

    ResponderEliminar
  11. No había leído el poema ni lo había escuchado por que ese año no puede estar en Tobarra. No me extraña que te dieran un premio, es precioso y creo que tu visión de Tobarra es sencillamente perfecta.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena. Precioso poema.
    Bs.

    Un lugar entrañable .

    ResponderEliminar
  13. Feliz semana Amapola Azzul
    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  14. Poeta, de realidades tiene tu poema , que te lleva como a mi me has llevado a mi infancia, has descrito toda la sencillez del tiempo pasado, con una armonía perfecta,dando las pinceladas como el buen pintor diera, desde mi sensibilidad mis felicitaciones,compañera.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias Jerardo, la infancia siempre nos marca con su gran estela de magia.
    Me alegra mucho contar con tu huella.
    Un abrazo mi querido poeta.

    ResponderEliminar